jueves, 9 de enero de 2014

AMOR

Quizás sea que nunca vamos a lograr conocer el amor. Que siempre vamos a rebotar de un lado a otro por los pasillos del laberinto de la vida, sin amor. Quizás nunca vamos a encontrar la salida, y la cabeza se nos va a llenar de chichones, tajos y moretones, de dolor. Hasta que un día el corazón deje de latir, sin amor. Y casi tan flagelado como la cabeza en cuestión, queriendo amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario