miércoles, 22 de julio de 2015

CORAZÓN

Encerrado entre mil rejas, mil corazas,
sollozaba un corazón arrepentido.
No pudiendo esbozar una palabra
dejaba pasar el tiempo, confundido.
Y quienes pudieron escucharlo, ya hace tiempo
seguían su caminar, desentendidos.
Pero el recuerdo de sus gritos ya distantes
de cuando en cuando perturbaba sus caminos.
Yo te pido, corazón, si queda fuerza,
yo te pido, corazón incomprendido:
Que vomites una a una tus palabras,
que liberes nuevamente tus sentidos.
Porque vivir donde todo ya se ha muerto,
porque reír donde todo se ha dormido...
No deja de cargar a quien lo aguanta,
ni dejará de ver sufrir al oprimido.
Y si un día te cansaras de lo incierto,
y si un día no quisieras más camino...
Te aseguro, no se quien, mas desde lejos
te mandarán la fuerza que has perdido.
Para acabar de una vez con tus lamentos
y elevarte, corazón, al infinito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario