domingo, 9 de agosto de 2015

FEMINISMO

Durante 2015 fue que transcurrió gran parte de nuestra revolución feminista en Argentina a nivel histórico. La marcha del 3 de Junio del "Ni Una menos" fue un claro manifiesto de la disconformidad con la situación de violencia a nivel cotidiano que tiene que vivir nuestro sexo por el solo hecho de ser considerado débil.
Fue en este año en medio de indignaciones, replanteos, opiniones de terceros y preguntas en primera persona que llegué a preguntarme cuando fue que me hice feminista. Luego de analizarlo, pensarlo y repensarlo, creo tener varios momentos en los que quizás me hice un poquito feminista, y un poquito más, y otro...
Puede que haya sido cuando vi a una nena pegarle patadas a su papá para que deje de humillar a su mamá. O sino cuando vi a la policía liberar en 4 horas a alguien que se había metido rompiendo vidrios en una casa a cambio de un lechón. Quizás fue cuando vi como abogados intentaban sobrepasarse con una mujer porque estaba sola, era pobre y necesitaba un divorcio. O cuando siento que mi cerebro rebota.  Tal vez cuando vi a un hombre mantener a una mujer en el piso diciéndole canalladas delante de sus hijas. O cuando me siento dentro de un pozo ciego. O cuando escuché hablar mentiras sustentadas desde el prejuicio. O cuando vi golpes, o cuando vi injusticias, o cuando escuché mentiras que hieren. O al sentir patadas, o trompadas, o manos que me ahorcan o me ahogan en una bañadera. También puede que me haya vuelto feminista cuando decidí como vestirme, como pintarme, que hacer, que no, que aceptar, que no, que preferir, que relegar, que promover, que sostener, que sacrificar, que vivir.
Puede que sea feminista desde siempre, puede que nunca sepa cuando empecé a ser feminista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario